Press "Enter" to skip to content

10 emprendedoras sociales fueron reconocidas con el Premio Mujer Impacta 2022

El 23 de noviembre la Fundación Mujer Impacta celebró sus diez años y reconoció los emprendimientos con impacto social de 10 mujeres, receptoras del Premio Mujer Impacta 2022.

Celebrado esta vez en el Hotel Double Tree by Hilton Kennedy, el Premio Mujer Impacta lleva una década destacando el trabajo de mujeres líderes que impulsan iniciativas sociales en diferentes sectores del país. En su versión 2022, las 10 ganadoras comenzarán a formar parte de la Red Mujer Impacta. Son Mónica Hernández, Rebeca Molina, Constanza Daniels, Pía Yovanovic, Blanca Prat, Bernardita Rojas, Daniela Cárdenas, Magdalena Concha, Margarita Guzmán y Rommy Paz Osorio.

El evento fue conducido por María Luisa Godoy y Polo Ramírez, y como jurado de esta edición participaron quince personas del mundo empresarial y de la cultura. “Ser parte del jurado de Mujer Impacta la verdad es que es todo un privilegio, poder conocer historias de mujeres alrededor del país de Arica a Punta Arenas que buscan aportar al mundo social es una tremenda experiencia”, señaló Claudia Aburto, directora de marca Starbucks Cono Sur y miembro del jurado de la edición 2022.

Por su parte, la directora de Mujer Impacta, María Paz Tagle, sostuvo durante la premiación, “estos diez años han sido maravillosos. Tiempo en que he conocido a mujeres potentes que quieren hacer cambios sociales importantes para nuestro país. Nuestra Red la componen 77 mujeres, de Arica a Punta Arenas que han sido reconocidas por haber dado solución a problemas que nos afectan como país. Ellas, en total anonimato y sin buscar reconocimiento, sólo con el deseo de ayudar y aportar, han logrado crear realidades virtuosas como casas de acogida, centros de salud, espacios públicos, emprendimientos y fundaciones que han cambiado la vida de miles de niños, jóvenes, mujeres y adultos mayores, y nos invitan a pensar en cómo cada uno de nosotros puede movilizarse con acciones concretas para cimentar un mundo mejor.”

Las ganadoras:

 Mónica Hernández. Desde el año 2016 se desempeña como jueza en los JJOO de Río, donde conoció a un doctor que le habló sobre un estudio que trataba los beneficios de remar en Bote Dragón para mujeres “supervivientes” al cáncer de mama. El Bote Dragón es de origen chino y necesita de un equipo de 12 o 22 personas, quienes palean juntas al compás de un tambor.  Un día, en la Laguna Carén, Mónica hizo un video para invitar a mujeres a sumarse. Así nació “Remadoras Rosas en Chile” que hoy cuenta con casi 200 mujeres de distintas partes del país.

Rebeca Molina. Periodista. Al término de su carrera, se acercó a conversar con una profesora para saber cómo podía marcar la diferencia. Ella le sugirió centrarse en la educación. Fue así que conoció las graves consecuencias que trae el ausentismo escolar en la sociedad. Creó la “Fundación Presente”, que se centra en la prevención del ausentismo crónico. Su fundación ha rescatado a más de 18 mil estudiantes en riesgo, asesorado a más de 120 establecimientos públicos y subvencionados con altos índices de vulnerabilidad.

Constanza Daniels. Inventó “Revivir”, la primera fundación en Chile que trabaja para potenciar la autonomía de las personas mayores de 60 años a través de programas de intervención, orientados a fortalecer la salud física, emocional y social de sus beneficiarios. Actualmente, “Revivir” está transformando la vida de más de 190 personas mayores en Chile.

Pía Yovanovic. Durante la pandemia decidió generar una campaña para apoyar a todos los emprendedores y pymes de la VII Región, motivando a los maulinos a comprar productos locales y sumarse a #PREFIERO EL MAULE.

Blanca Prat. Fundó «Amparos», un proyecto que acompaña a quienes sufren la muerte de un hijo durante el embarazo o al poco tiempo de haber nacido. Es un espacio de escucha, contención y consejos prácticos. A través de las cajas de memoria, los padres logran sobrellevar el dolor, transformarlo en recuerdo y ser guiados en su sanación.

Bernardita Rojas. Creó la Fundación RAFÁ y trajo a Chile el proyecto «Comunidades Compasivas», un modelo que mejora la calidad de vida de personas con enfermedades avanzadas y la de sus cuidadores, generando redes de apoyo psicosocial, espiritual y comunitario.  Desde el 2021 están desarrollando este modelo en la Región Metropolitana, con el apoyo de voluntarios y vecinos para asistir a 30 pacientes postrados y a sus 30 cuidadores. Para poder entregar un servicio más completo, hicieron una aplicación cuyo piloto está aprobado y en proceso de implementación.

Daniela Cárdenas. Formó el grupo “TEApaño Autismo”, que hoy cuenta con casi 7 mil 600 personas, entre padres, abuelos, terapeutas, docentes, educadoras y comunidad. Hoy cuentan con un chat de WhatsApp con 400 personas. Además, han capacitado a más de 100 compañías. La iniciativa de Daniela ha generado una clave de emergencia especial para personas con discapacidad y autismo llamada “caja de calma”, que trae todo lo necesario para enfrentar situaciones de asistencia a personas con autismo.

Magdalena Concha. Desde el 2019 es directora social de Fundación Sonrisas, que busca acercar el cuidado dental a niños que lo necesitan a través de operativos de salud de manera gratuita. La Ruta Sonrisas cuenta con más de 200 voluntarios, es un modelo de salud comunitario que ha atendido a más de 12 mil personas en 9 regiones del país este último año, por lo que tienen que trasladarse movilizando más de 2 toneladas de implementos.

Margarita Guzmán. Pedagoga y actriz. Conoció en un COSAM a una mujer que realizaba talleres teatrales de reparación. Se ofreció como voluntaria por un año y luego la contrataron. Allí vivió la cruda situación de los jóvenes cuando deben salir a los 18 años de hogares Sename, sin redes, sin ninguna preparación para la vida independiente y con un destino fatal: la calle. Fue entonces que abrió la Fundación Sentidos, un programa de preparación a la vida adulta que incluye vivienda con acompañamiento, apoyo en salud, educación, inserción laboral y gestión de redes.

Rommy Paz Osorio. Ingeniera ambiental. Desde hace más de ocho años se dedica a limpiar playas y crear conciencia sobre la contaminación por plásticos en los océanos. Es creadora de “Basura Playera”, un emprendimiento de la Región de los Lagos que busca involucrar a las comunidades para conectarlas con el océano e inspirar el cambio para un futuro sustentable. Ha asumido como misión el visualizar la contaminación por microplásticos en las playas del Sur de Chile.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *