Press "Enter" to skip to content

Alice Paul: La mujer detrás del voto femenino en Estados Unidos  

El voto de las mujeres en Estados Unidos se debe a esta rebelde y tenaz defensora por la igualdad de género, que estuvo presa tres veces, hizo huelgas de hambre y se atrincheró en el primer motín político a las puertas de la Casa Blanca, y que hizo del voto universal su misión de vida.

En 1916, un grupo de mujeres, conocidas como las “centinelas silenciosas”, se atrincheró a las puertas de la Casa Blanca dispuestas a no abandonar el lugar hasta el que presidente del país aceptara sus reivindicaciones: que se ratificara la 19ª Enmienda, que concedía el derecho legal de voto a las mujeres. El piquete, el primero de carácter político frente a la casa de gobierno en su historia, estaba liderado por Alice Paul, quien se plantó ese día con un vestido blanco y sosteniendo banderas moradas y doradas.

El gesto no fue del gusto ni del Gobierno o la policía y fue detenida, pero no recibió el trato especial que se suponía que debía recibir como presa política. Vivía bajo malas condiciones sanitarias y duras condiciones, por lo que Paul, junto a sus compañeras sufragistas se embarcaron en una huelga de hambre, por la que fue trasladada al pabellón psiquiátrico de la prisión, donde fue atada y alimentada a la fuerza.

Alice Stokes Paul nació el 11 de enero de 1885 en Mount Laurel, Estados Unidos. Era una niña atlética, que jugaba al béisbol, al tenis y al baloncesto y desde muy joven desarrolló su pasión por la lectura y el aprendizaje. Era la mayor de los cuatro hijos de Tacie Parry y William Paul. William era banquero, mientras que Tacie había participado activamente en el movimiento sufragista norteamericano como miembro de la National American Woman Suffrage Association (NAWSA). Desde que era una joven niña, Alice acompañó a su madre a las reuniones y actividades de la asociación, por lo que creció bajo ese lema y nunca más se le olvidó.

Tras graduarse con la mejor nota de su generación, se graduó en biología en 1905. Luego participó en una beca como trabajadora social del College Settlement House en la que se sumergió en las injusticias sociales en las que vivían los más desfavorecidos. En 1907 obtuvo el título de sociología por la Universidad de Pensilvania y se marchó a Inglaterra para continuar con sus estudios. Allí se empapó de todo el movimiento sufragista inglés y a su vuelta a Estados Unidos inició su defensa por el voto femenino en ese país. Ayudada por Lucy Burns, a quien había conocido en uno de sus encierros en Londres, movilizaron a miles de mujeres para que, mediante piquetes y huelgas de hambre, se materializara la defensa de la Decimonovena Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos, que estipulaba el derecho al voto de todos los ciudadanos, fueran del sexo que fuera.

En 1920 finalmente se aprueba el voto femenino en el país y una vez conseguido eso, Paul enfocó sus esfuerzos en el ámbito internacional: cofundó el Partido Mundial de la Mujer y presionó por la igualdad de género. Luego volvió a la política nacional, redactando la Enmienda de la Igualdad de Derechos. En 1945, presionó para que se incluyera la cláusula de igualdad para las mujeres en las proclamaciones de las Naciones Unidas, y a la edad de 79 años, se aseguró de que el Título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964 tuviera un apartado de “protección para las mujeres”.

Paul fue considerada profesionalmente exigente y personalmente conservadora, incluso fue criticada por el elitismo y el racismo dentro del movimiento sufragista. “Si conseguimos la libertad para las mujeres, probablemente harán muchas cosas que desearía que no hicieran, pero me parece que no es asunto nuestro decir lo que deben hacer con ella. Lo que sí es asunto nuestro es que la consigan”, dijo alguna vez.

En 1974, Paul tuvo un accidente cerebrovascular que la debilitó considerablemente, y tres años más tarde, el 9 de julio de 1977, falleció en Moorestown a la edad de 92 años. En 1979, Paul fue introducida en el National Women’s Hall of Fame y en 1985 se creó el Instituto Alice Paul, que ubicado en la granja de la niñez de la activista busca preservar su legado y animar a las mujeres a continuarlo para lograr la igualdad entre los sexos.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.