Press "Enter" to skip to content

Amparo Noguera: “Siempre he actuado desde la mujer que soy”

Por Javiera Fernández

En Cochamó, comuna perteneciente a la provincia de Llanquihue, Región de Los Lagos, una monja (Margarita) se ve enfrentada a los dolores y alegrías de su pasado, cuando antes de entrar a la Iglesia, hace más de 20 años, vivió un intenso amor con Baltazar, quien hasta hoy la sigue buscando y pidiéndole una nueva oportunidad.  Interpretada por la actriz Amparo Noguera, la monja Margarita es parte de La Ley de Baltazar, la actual teleserie vespertina de Mega que se ha ganado el cariño de miles de espectadores, quienes probablemente ya se estén preguntando cuál será el final de esta historia: ¿La monja dejará la iglesia para estar con él?

“Para mí esta teleserie implica conectarse con la palabra renunciar, que es la palabra que ellos tienen (la iglesia), que es renunciar a cosas, no es no desearlas, o no quererlas, es decidir ‘no voy a tomar ese lugar’, con todo el dolor que eso implica, la renuncia emocional y física, eso es lo que trato de hacer, entonces siempre hay una pregunta en Margarita y espero que al final de la teleserie vaya evolucionando”, comenta Amparo Noguera en conversación con Woman Times.

Para la actriz, la fuerza de Margarita tiene que ver con su capacidad emocional para aceptar que sí está enamorada, pero que no por eso tiene intenciones de renunciar a la iglesia, porque es un espacio que la hace feliz. Esa complejidad en su personaje, comenta Noguera, es un elemento en el que se ha esforzado por trabajar, y en un formato como el televisivo, donde lo romántico, de una forma y otra, siempre está presente en la historia de los personajes.

“El tema del amor, si bien es muy bonito y atractivo para la gente, y para una comedia romántica digamos que es fundamental que exista, creo que está demasiado presente como único tema. Siento que todavía falta ubicar a la mujer en un contexto que no sea necesariamente estar o no estar enamorada, tener o no tener un hijo, creo que falta todavía”, señala la actriz, quien ya luego de más de 30 años de trayectoria en televisión ha podido notar cambios positivos, pero lentos, en la representación femenina.  

Por otro lado, en el cine y en el mundo de las series, donde Amparo Noguera quiere continuar potenciando su carrera, considera que hay una oportunidad recia para explorar la complejidad femenina, como ocurre, según cuenta, con su personaje de Nora en la seria de Netflix 42 Días en la Oscuridad, donde interpreta a Nora, una policía de investigaciones que toma las riendas de un caso que involucra a una mujer desaparecida. O también, en su papel en la cinta de José Torres Leiva, Vendrá la muerte y tendrá tus ojos (2019), en la que dos mujeres que son pareja hace muchos años buscan pasar sus últimos días juntas en una cabaña lejana de la ciudad, luego de enterarse  que una de ellas tiene una enfermedad terminal.

 “Esta película de Torres Leiva tiene esa complejidad, son dos mujeres emparejadas que se van a vivir a un bosque a esperar la muerte, entonces su valentía no tiene que ver con salir a las calles, por ejemplo, porque las revoluciones son miles, una revolución también es salirse del sistema y volver al centro de la naturaleza, desde donde uno viene y volver ahí tranquilamente. Eso también es un acto revolucionario”, comenta la actriz, ganadora por dicha película en la categoría de mejor actuación en el Festival de cine Image+Nation LGBTQueer Montréal, Canadá.

Con una vastísima carrera en teatro, cine y televisión, cada uno disfrutado desde sus propias particularidades, Amparo Noguera reflexiona: “Siempre he actuado desde la mujer que soy, no conozco mi trabajo de otra manera.”

Con nuevos proyectos en camino, la actriz espera que la mirada femenina en la ficción se siga expandiendo y de vida a personajes de mujeres con múltiples vivencias, defectos, virtudes y ambiciones. “Creo que cuando las mujeres idean una historia aparecen aristas nuevas. Aparecen complejidades, porque las mujeres somos más complejas, no quiero decir que somos mejores ni peores, porque no creo que sea así, pero somos más complejas que los hombres sin duda, en el buen y mal sentido de la palabra.”

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *