Press "Enter" to skip to content

Carolina Del Real: Desmitificando el VIH

La relacionadora pública de 41 años rompió todos los tabúes con respecto al VIH y se ha transformado en una referente de una lucha que todavía permanece en silencio pese a que la pandemia también trajo consigo un aumento de los índices de nuevos contagios. 

“Yo, mujer de ojos verdes, rubia, de colegio privado, apellido compuesto. Yo tengo SIDA desde el año 2010”. Con esas palabras, Carolina del Real comenzó a escribir su nueva entrada en su blog de opinión, en 2013, abierto hace poco más de una semana antes de esta publicación. La tituló “Caída libre… mi verdad”, donde además advierte que quiere contar su historia en contra todos sus temores y sin la autorización de algunos de sus familiares. 

Carolina del Real cursaba su último año de Relaciones Públicas cuando su cuerpo no dio más. Entre el estrés de la tesis y su incipiente enfermedad, no pudo seguir adelante. Visitó a todos los doctores que pudo y nunca nadie le entregó un diagnóstico acertado. Sus amigos y familiares le decían que era depresión, estrés por el momento que atravesaba. Ella, en cambio, sentía que no era eso. 

Recién el 1 de noviembre de 2010, cuando cayó en la clínica por una neumonía grave supo que lo que ella tenía era Sida. La primera persona que supo fue su padre, quien estudió química por lo que algo entendía de la enfermedad. Apenas supo, la besó en todo el cuerpo como muestra de apoyo y amor incondicional. 

En su columna, que se viralizó a los pocos días, del Real cuenta su verdad, invita a todos a asumir el riesgo de la enfermedad que, dice, se encuentra en todos lados, llama a tomar precauciones y sobre todo, a ser responsable con la pareja y hacerse el test antes de comenzar cualquier relación amorosa. 


“Por un lado está el mito de que los drogadictos y homosexuales son los grandes portadores de VIH cuando eso no es verdad. En Chile, hoy lo son las mujeres emparejadas. Por otro lado, si uno analiza su propio comportamiento sexual, ve que tiene una vida tan normal, que no es promiscua, que no se ve en situación de riesgo. Pero es cosa de contar las parejas sexuales y ver qué sí existe. Con sólo cuatro, las posibilidades de contagiarte ya son muchas”, dijo en entrevista.

Con la pandemia, los índices de nuevos casos de SIDA se dispararon en todo el mundo. Según cifras de ONUSIDA, durante 2021 fueron 77 mil las personas que fueron diagnosticadas como positivo de VIH. Por eso, Carolina, que hoy comparte su experiencia a jóvenes a través de sus redes sociales o charlas, asegura que el uso de preservativo es tan importante como la detección oportuna. “Para eso es importantísimo el exámen. Saber hoy día es lo que podemos hacer para acabar con el VIH o hacer que retrocedan las tasas”, explicó. 

Finalmente, Carolina explica que la falta de información es casi tan grave como la enfermedad misma y que hay que desmitificar y sacar todos los prejuicios del debate. “Hay mucha gente que lo sigue asociando a una condición sucia, no tienen claras las vías de transmisión, entonces sienten temor porque tienen un compañero de trabajo que tienen VIH, y utilizan el mismo baño. Hay un millón de mitos, y falta información. Si yo declarara que tengo VIH y que voy a ser mamá, sé que se me vendrían millones de comentarios en contra. No tienen la información correcta respecto a que una mujer con VIH puede tener hijos y no transmitirles el virus”. 

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.