Press "Enter" to skip to content

Chile registra una de las peores tasas de participación laboral femenina de los países de la OCDE

El informe Women in Work Index 2022 de PwC, que este año lanzó su décima edición con el objetivo de evaluar los resultados laborales de las mujeres de los 33 países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), indica que Chile está en el puesto número 31, anteponiéndose sólo a México y Corea.

Según el estudio de PwC, el Índice de Mujeres en el Trabajo cayó por primera vez en sus 10 años de historia, lo cual se explica por los efectos provocados por la pandemia sobre el empleo femenino, pues estadísticamente, una mayor proporción de mujeres que de hombres ha abandonado el mercado laboral.

Sólo cinco de los 33 países de la OCDE registran un aumento en la tasa de participación femenina: Luxemburgo, Reino Unido, Polonia, Estonia y Alemania, mientras que países como Canadá, Estados Unidos, Chile e Islandia son los más afectados, registrando tasas de desempleo que aumentan de forma considerable en relación al promedio de la OCDE. Asimismo, el nivel de desempleo femenino provocado por la pandemia del COVID-19 ha generado, según el análisis de PwC, un retroceso de al menos dos años en el alcance de la igualdad de género.

Los resultados del informe se basan en cinco indicadores: la brecha salarial de género, la tasa de participación laboral femenina, la brecha entre las tasas de participación laboral femenina y masculina, la tasa de desempleo femenino y la tasa de empleo femenino a tiempo completo.

Pese a la mala posición que ocupa en el ranking general, Chile registra una mejora en sus indicadores respecto a la medición anterior de PwC, ya que su índice de puntuación subió de 42,7 a 48, y la participación laboral femenina aumentó de un 44,9% a 52,5%.

Por otra parte, en el informe se indica que se pueden obtener ganancias de millones de dólares al aumentar el empleo femenino en la OCDE. Por ejemplo, si se aumenta el salario promedio de las mujeres hasta que éste sea igual al de los hombres, se generarían ingresos para ellas de más de US$2,1 mil millones por año en todos los países de la OCDE, lo cual se traduce en un aumento del 20%.

Finalmente, el estudio de PwC entrega algunas cifras sobre cuánto tiempo tardaría en cerrarse la brecha de género y acabar con la inequidad salarial entre hombres y mujeres: 30 años faltaría para eliminar la brecha en la tasa de participación de la fuerza laboral de mujeres y hombres, y 63 años para cerrar la brecha salarial de género.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.