Press "Enter" to skip to content

«Convertirse en Beauvoir» de Kate Kirkpatrick

Por Ximena Reyes

Simone de Beauvoir -la creadora del término Feminismo como lo acuñamos en la actualidad- fue prolífera en términos literarios, especialmente en el género de la autobiografía. Si bien muchas de sus lectoras pensamos conocer su vida a través de sus libros autográficos –Memorias de una Joven Formal, La Plenitud de la Vida, y La Vejez-  por nombrar tres de los más relevantes, pudimos descubrir en el libro “Convertirse en Beauvoir”, la develación de distintos pasajes relevantes en la vida de Beauvoir omitidos en sus relatos.

“Convertirse en Beauvoir”, de Kate Kirkpatrick ayuda a comprender mejor su perfil, luchas, posturas éticas, políticas y sobre todo cómo llega a transformarse en la Madre del Feminismo. 

Uno de los aspectos más relevantes muestra evidencias sobre cómo surgieron las ideas de la corriente filosófica del Existencialismo a partir de la filósofa, para luego ser acuñadas por Jean Paul Sartre. Estos interesantes y analíticos aportes de Kirkpatrick, sacan a Beauvoir del segundo plano al cual se la había relegado por más de 80 años.  Sin embargo, Jean Paul Sartre, pareja de Simone de Beauvoir, continúa llevándose los créditos como creador del Existencialismo.

Relata largas relaciones con mujeres, las cuales no habría mencionado en sus autobiografías para no exponerlas en su orientación de bisexuales, las cuales fueron invisibilizadas por la sociedad europea, especialmente durante la primera mitad del siglo XX.

Adicionalmente nos hace recordar la diferencia de trato en los medios de comunicación hacia la figura de la mujer. Muestra un episodio en el cual relata la cobertura de la prensa al momento de la muerte de Jean Paul Sartre, como “el creador del existencialismo” v/s el fallecimiento de Simone de Beauvoir como “muere la pareja de Jean Paul Sartre”.

La vida de Simone de Beauvoir, como ícono feminista, hoy se vuelve más actual que nunca, y este libro la aborda desde los aspectos personales, intelectuales y contextuales, de forma dinámica y reflexiva.

Altamente recomendable.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.