Press "Enter" to skip to content

CUANDO LAS GANAS SON MÁS FUERTES QUE LA ADVERSIDAD

Para el mundo de las fundaciones, la pandemia significó redoblar esfuerzos. Algunas lo hicieron de mejor manera y hasta pudieron crecer. Este es el caso de la Fundación SoyMás de La Pintana que brinda ayuda integral a madres adolescentes y jóvenes embarazadas.

“Estábamos listas para inaugurar el nuevo edificio de la Fundación, cuando se decretó la primera cuarentena en Santiago”, cuenta la directora la Área Académica de la Fundación SoyMás, Francisca Olavarría. “Sin tiempo para lamentarnos, inmediatamente nos abocamos a solucionar una serie de inconvenientes, entre ella, la falta de herramientas tecnológicas para que las chicas pudieran conectarse con nosotros y a su vez, enseñarles a usarlas.  Hoy, podemos decir que gran parte de las estudiantes avanzó en sus proyectos y se sienten preparadas para comenzar otra etapa en sus vidas”.

Desde 2017, SoyMás busca empoderar las madres adolescentes a través de un modelo que les brinda apoyo psicosocial, económico, académico y médico si es necesario. Es un sistema revolucionario que ha sido destacado por organizaciones de filantropía por el impacto que tiene en términos sociales, dado que las madres pueden acudir junto a sus hijos e hijas que reciben todos los cuidados en una sala de apego. Lo notable de esta organización que lidera la ingeniera comercial Bárbara Etcheberry es que consigue que las jóvenes construyan un proyecto de vida y planifiquen su futuro.

Antes de ser parte de la Fundación Soy Más, Francisca Olavarría ya conocía La Pintana, por lo tanto sabía que terreno pisaba, “conocía la comuna y en ciertos lugares me sentía muy familiarizada, pero este lugar siempre te sorprende “, confiesa y agrega que su primer acercamiento lo hizo cuando llegó a  trabajar en el COSAM (Centro Comunitario de Salud Mental de la comuna) donde estuvo dos años y pudo vincularse con sus vecinos a través de colegios, ferias, barrios.  

¿ Cómo logras desconectarte de sus propósitos al llegar a casa?

Estudié en la Universidad Alberto Hurtado y Fernando Montes su rector, nos decía algo que quedó muy marcado en mí y es que “uno estudia (independiente de la carrera que sea) para ponerse al servicio de otro. Para mí el trabajo social es parte de mi felicidad. Sí, eso lo va dando la práctica, ya que, si no lo hago, tengo claro que al día siguiente no podré trabajar bien porque quedé preocupada y baja de energía. Hay situaciones de injusticia grave y muchas veces quedo ofuscada, pero me repongo sabiendo que voy a seguir trabajando para que disminuyan casos de injusticia o abuso.  Somos más útiles haciendo la pega más que reclamando o frustrándonos.

¿Qué ha sido lo más dificil que has debido enfrentar en SoyMás?

Creo que el abuso sistemático que viven las chicas que pertenecen a la Fundación es complejo de digerir. Hay historias de abusos sexuales, violencia en el pololeo, maltrato institucional, vejaciones en el hogar. Todo esto es muy transversal y a su vez, invisibilizado. Con un agravante que ellas poco pueden hacer al estar tan desprotegidas.  

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.