Press "Enter" to skip to content

De Montserrat Bustamante a Mon Laferte

Antes de ser la chilena con más nominaciones en los Grammys Latinos, sufrió el abandono de su padre, no terminó el colegio, se presentó en bares a cambio de comida, tuvo cáncer y hasta regalaba sus discos en los parques de Ciudad de México.

Cuando Mon Laferte era niña y le cantaba a su abuela, ella le respondía: “Cuando te escucho cantar, yo sé que una estrella serás, la que más va a brillar”, palabras que luego terminaron siendo el verso de una de sus canciones. La artista nació el 2 de mayo de 1983, en Viña del Mar, como Norma Montserrat Bustamante Laferte y se crio sólo entre mujeres: su padre las abandonó cuando tenía seis años y creció junto a su abuela Norma, su madre Myriam y su hermana menor Solange. 

A los 13 años, consiguió una beca para estudiar música durante un año y medio en el conservatorio de su ciudad natal, y si bien prefería la vía autodidacta a la académica, comenzó a tocar en bares de Viña del Mar y Valparaíso. Al cumplir sus 18 años, fue parte de la fiebre que generó el programa “Rojo, fama contrafama”, de TVN, donde terminó en tercer lugar. Eso sí, años más tarde dijo no haberse sentido identificada con la música de la entonces Montserrat. “Hay un par de canciones bonitas, pero con los arreglos… No me siento nada identificada, no tuve ningún tipo de capacidad de decisión en nada”, dijo, por lo que considera que su carrera artística comienza en lo que conocemos actualmente cuando ya vivía en México.

En la gala final del programa, Mon anunció que partía a México para lanzar su carrera como solista. Aunque no fue fácil. Sola en el país azteca, en 2009 es diagnosticada con cáncer tiroideo, lo que le impidió seguir sobre los escenarios. Pero este hecho la ayudará para volver con un nuevo nombre y nuevos deseos. Para homenajear a su madre, a partir de ahora Montserrat Bustamante será para el mundo Mon Laferte. 

“La enfermedad fue como una cachetada para mí. Vine con el sueño de hacer un disco pero no me podía ni mover. Estar encerrada en mi casa, recuperándome, me alimentó las ganas de cantar y producir. Me recuperé, me armé de valor y con la ayuda de mis amigos comencé a grabar mi primer disco”, dijo a un medio mexicano. Así, al salir de su recuperación, sacó “Desechable”, su primer disco como Mon Laferte. 

De ahí en más, el éxito la persiguió en todas sus canciones y presentaciones. Su canción “Tu falta de querer” alcanzó la cima en todos los rankings y la organización del Festival de Viña puso los ojos en una de sus hijas ilustre, que se subió al escenario en 2017 y logrando todos los premios. Grabó otro hit con Juanes, colaboró con Natalia Lafourcade, Jorge Drexler y otros íconos del rock y la música latina. Incluso Juanes confesó en entrevista: “Cuando la oí cantar dije ‘¡Dios Mío! ¿Qué es esto? ¡Qué mujer más impresionante!’ Me volví loco, me enamoré de su poderío y de su voz”. 

De ahí en más la carrera de Laferte tomó un único camino: Ha sido la artista chilena con más nominaciones en una sola edición de los Grammy Latinos (cinco en 2017), así como la primera en conseguir más de estas en los mencionados premios (quince en seis ocasiones). Ha vendido más de 5 millones de grabaciones en todo el mundo, en la que se reparten entre 1.000.000 álbumes vendidos en todo el mundo y más de 4 millones de sencillos digitales, lo que la convierte en la artista chilena con más ventas de la era digital. 

En agosto de 2021 la cantante de 38 años confirmó a sus seguidores que estaba embarazada y aseguró estar conociendo una nueva versión suya que nunca había experimentado. Esta nueva sensación devino en la creación de Algo es mejor, en donde la cantante expresó el cambio de emociones y de mentalidad que ha vivido en su vida desde que deseó convertirse en madre. Y en enero de este año, Mon Laferte dio a luz a Joel, su pequeño hijo. Usando sus redes sociales y apareciendo por primera vez junto a su hijo, expresó: “Quería arreglarme y subir una fotito con mi bebé Joel ¡pero es imposible! Él necesita a su mamá 24/7 así que esta soy yo, en modo mamá primeriza, despeinada y trasnochada, ¡pero nunca me sentí más feliz en toda mi vida! No sé cómo le hacen algunas mamitas para verse arregladas, pero haré el intento”. 

De la imagen de quien comenzara la década siendo aún Montserrat Bustamante ya no queda nada y hoy es una estrella mundial que pretende seguir haciendo historia

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.