Press "Enter" to skip to content

Doctora María Eugenia Bravo: «Absolutamente nada reemplaza a la mamografía»

Eminencia en el tratamiento del cáncer de mama, llama a las mujeres mayores de 40 a no olvidar que la mamografía “obligatoriamente” debe realizarse una vez al año.

Es el peor enemigo de las mujeres del mundo y las chilenas no son la excepción. El de mama es el cáncer que más causa muertes en nuestro país y antes de la pandemia, las cifras hablaban de que tres mujeres perdían la vida por día. Hoy, el resultado de la falta de atención, motivada fundamentalmente por las restricciones sanitarias, se traducen en un aumento en la agresividad de la enfermedad.

“ A los efectos de la pandemia, se suma el hecho de que el 2019 mucha gente dejó de consultar y no se hizo los exámenes. Lo que vemos hoy es la sumatoria de dos años. Antes anualmente se detectaban, en promedio, unos cinco mil casos. Por la baja de atenciones, se dio un subdiagnóstico. Por eso, siempre es importante reiterar que absolutamente nada reemplaza a la mamografía, ese es el único examen capaz de detectar los tumores en la fase no palpable”, enfatiza, María Eugenia Bravo, doctora de reconocida trayectoria en la lucha contra el cáncer de mama.

Su abuela fue una de las primeras doctoras de Chile, esa herencia genética, comenta, explica en parte su profunda vocación.”Empatizo mucho con las pacientes, porque a través de ellas puedo ver lo bueno y lo malo de esta enfermedad. Antes, la gente con melanoma se moría, hoy los tratamientos han avanzado de manera sustancial. Hay muchísima esperanza si la detección se realiza a tiempo”, dice, la facultativa de Clínica Alemana.

En este contexto, la especialista no oculta su preocupación por los efectos del coronavirus y  asegura que “se observa una agresividad  del cáncer mayor que tiene estricta relación con el hecho de que las personas están consultando más tardiamente y eso es un grave error. Entonces, cómo no va a ser relevante recalcar que las mamografías son insustituíbles. Ojalá se entendiera. Para atenderse tienen que tomar las mismas precauciones que para ir al mall, ni más ni menos. ¡No puede ser el consumo sea más importante que cuidar la salud! Las mujeres no podemos descuidarnos en este tema”

Antes de la pandemia, una de las polémicas en Europa era el cuestionamiento al impacto de las terapias complementarias en la lucha contra el cáncer

“ Es un tema bien controvertido, hay muchas terapias alternativas que no están avaladas por la evidencia. Claro que existen profesionales que han desarrollado estudios en esta área, pero hay que ser extremadamente cuidadosos, porque también circula información errónea. Hace tiempo, se propagó la idea de que consumir uña de gato era bueno y al tiempo se descubrió que provocaba hipertensión. Imagínate una paciente oncológica con hipertensión. Por eso es controversial, además tampoco está demostrado que puedan combinarse con algunos medicamentos, como por ejemplo los anti tumorales. La recomendación es seguir siempre el tratamiento convencional y cualquier terapia alternativa consultarla antes con el médico tratante. Hay muchos pacientes que esconden la información y eso es lo peor que pueden hacer”. Como todos los tipos de cáncer, el de mama es en un 80 por ciento esporádico y en un 5 por ciento, hereditario. El resto es ocasionalmente familiar y suele  presentarse entre los 55 y 65 años, pero a nivel mundial se observa un aumento en edades.

Claudia Paz González

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.