Press "Enter" to skip to content

Domee Shi: Al rescate de las historias femeninas

En poco más de 12 años se convirtió en una de las mujeres más importantes de la industria del entretenimiento. Tras el éxito de su cinta Red asumió la vicepresidencia creativa de Pixar, desde donde lucha por abrir nuevos espacios para las historias femeninas. 

Luego de que Domee Shi ganara el Óscar por su cortometraje Bao (lo que la convirtió en la primera mujer en dirigir una cinta de Pixar), el gigante de las películas animadas le dio la libertad de crear una historia que contara una experiencia personal. Así nació Red, el primer largometraje de la directora chinacanadiense, que cuenta la historia de una niña de 13 años que un día despierta convertida en un gran panda rojo, haciendo referencia a los cambios que trae consigo la adolescencia a todo nivel. 

El éxito de la película fue tal que se convirtió en el mejor estreno de la historia de Disney+ y los ejecutivos de Pixar, entonces, la nombraron como la nueva vicrepresidenta creativa, una posición a la que nunca antes había accedido una mujer. 

Con ella, coinciden los expertos, el estudio está tomando cada vez más  riesgos para sumar voces femeninas a su staff de creadores. Un desafío de proporciones para quien nació en China en 1989 y llegó a Pixar como pasante hace doce años.

Sus primeros trabajos fueron en éxitos de taquilla como Intensa Mente, Los Increíbles o Toy Story 4; pero la gran oportunidad llegó en 2015 cuando la compañía le encomendó  la tarea de desarrollar su cortometraje Bao. Tres años más tarde, comenzó a trabajar en su primer largometraje Red, el que la convirtió en la primera directora en trabajar sola en una producción, una licencia que nunca mujer había tenido antes en un estudio donde las decisiones históricamente recaían en los hombres.

“La inspiración para esta película viene de mi vida, creciendo como una chica de trece años boba, torpe, confiada y obsesiva, que va a afrontar grandes cambios. Un día me desperté y mi cuerpo había cambiado, tenía pelo por todas partes, mis emociones se desbordaron y pasé de ser la pequeña niña buena de mi madre a pelear con ella todos los días. Y sólo quería averiguar qué estaba pasando en ese momento y transformarlo en una película entretenida y divertida”, explicó, en la avant premiere.

Para ella, la experiencia de liderar un equipo de trabajo donde predominaba la presencia femenina fue clave en el resultado.“Fue asombroso poder trabajar con tantas mujeres talentosas en una película sobre niñas, ayudó en la producción de muchas maneras. Además, me siento orgullosa de poder representar tantos aspectos de mi cultura, de mi crecimiento personal viviendo en Toronto en una comunidad china en la pantalla grande. Además fuimos capaces de honrar a las increíbles mujeres que nos educaron”, manifestó.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.