Press "Enter" to skip to content

El camino a la fama de Julia Garner

Es curioso que Julia Garner(28)  sea enfática en asegurar que nunca imaginó ser » el tipo de protagonista que se roba todos los corazones, simplemente no tengo la belleza estándar de Hollywood». Lo cierto es que pasó de recibir aplausos de la crítica a convertirse en un verdadero furor. La razón es su brillante interpretación de Anna Sorokin en la serie «Inventing Anna» que llega cuando ya tiene dos Premios Emmy y las marcas más importantes de la moda compiten por vestirla.

En la mini serie de Rhonda Rhimes, esta hija del Bronx de Nueva York que se define como mitad judía, estuvo diez meses metida en la mente de la joven que fingió ser una heredera alemana convirtiéndose en una socialité más de Gran Manzana. «Fue un rodaje durísimo, pero conocer a Anna fue uno de esos momentos surrealistas que te pasan en la vida. Ella fue súper dulce, pude entender por qué le gustaba a la gente y le creía”, explicó recientemente.

Hace un par de años, contó que fue a su primer taller de actuación únicamente «para poder superar una timidez casi enfermiza». A los 15 años , debutó en la cinta «Martha Marcy May Marlene» de Sean Durkin y luego filmó el primer protagónico llegó con la película «Electrick Children». El 2015 tuvo un papel en la serie «The Americans», pero el gran salto lo vino con otro éxito de Netflix «Ozark», que protagonizan Janson Bateman y Laura Linney.

La revista británica The Gentlewoman la definió como «la actriz que rediseñó el concepto de anti heroína», a lo que ella respondió: «He tenido mucha suerte, ya que me ha tocado interpretar  papeles muy interesantes para mi edad y género. Durante casi dos años, no tuve mucho éxito en los casting. Siempre estaba a punto, pero algo ocurría y no me los daban. Entonces los trabajos que conseguía eran de chica joven de una secta, embarazada adolescente… Siempre he tenido claro que no iba a interpretar a la típica vecina de al lado ni a la chica de la que todos se enamoran. Pero no me importa en absoluto”.

En más de una oportunidad afirmó que su espíritu feminista agradeció poder haber sido parte de «The Assistant», un film que aborda magistralmente la ley del silencio que  durante décadas amparó el comportamiento abusivo de hombres como Harvey Weinstein en la industria del entretenimiento.  “Parece que en cierto modo el #MeToo es ya una noticia pasada, pero la realidad es que es importante mantener abierta la conversación y seguir hablando de ello, para no volver a la casilla de partida. No trata solo del #MeToo, sino de los ambientes tóxicos de trabajo, del abuso en general. No es una película de hombres contra mujeres. Habla de cómo cuando eres rico, poderoso y exitoso se aceptan ciertos comportamientos. De lo que hablamos es de que la sociedad tiene un doble discurso para la gente con dinero y poder», aseguró.

En los últimos años su figura se ha paseado por la primera fila de los principales eventos de las distintas capitales de la moda. Además de modelar para Miu Miu, Kate Spade y Balenciaga; el 2019 fue seleccionada para posar para el Calendario Pirelli. Con todo, desestima el rótulo de “estatus de ícono de la moda”. “Sé que la gente está diciendo que lo soy, supongo que es positivo, pero no me veo así. Con la moda me pasa como con la interpretación: no me encanta el negocio, sino la parte artística», recalca.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.