Press "Enter" to skip to content

El llamado de la investigadora argentina que ganó el Premio Nobel Verde

La científica Micaela Camino ganó el Premio Whitley 2022, mejor conocido como el Óscar verde, que otorga la Whitley Fund for Nature, por empoderar a comunidades en el Chaco argentino para defender sus derechos” y proteger al quimilero, una especie de mamífero que podría desaparecer en sólo tres décadas. 

La científica argentina Micaela Camino fue distinguida recientemente con el Premio Whitley, más conocido como el “Óscar verde”, uno de los reconocimientos más importantes de conservación y que año a año premia aportes desde África, Asia y Latinoamérica. El área de trabajo de Camino, eso sí, no es un laboratorio, sino los 54 mil kilómetros cuadrados del Chaco Seco argentino, la eco región más grande de Sudamérica, superada únicamente por la Amazonía, y donde existe una especie de mamífero que podría desaparecer en sólo 30 años. 

“Le dicen Oscar verde porque se trata de un reconocimiento con una ceremonia importante, hasta la princesa (Ana, de Reino Unido) participa. Para nosotros, que trabajamos en conservación, es muy destacable. Todas las instituciones que lo apoyan contribuyen a aumentar su prestigio. Estoy muy contenta, el trabajo es colectivo con la comunidad chaqueña”, señaló Camino en entrevista con un diario trasandino.

Y es que el objetivo de Camino no se limita al estudio de una especie o de un ecosistema en particular, sino que elevar el bienestar de las comunidades indígenas y criollas que viven en el monte, puesto que son ellas las que mejor conocen las herramientas necesarias para conservar los recursos que brindan los bosques y pastizales del Chaco Seco. Fue esta visión integral de la naturaleza y las comunidades el valor que llamó la atención de la Whitley Fund for Natura (WFN) para finalmente entregarle el premio.

Nacida en Buenos Aires y chaqueña por elección, Micaela creó en 2015 el Proyecto Quimilero con el objetivo de promover esfuerzos para salvar de la extinción al pecarí quimilero, una de las más amenazada de las tres variedades de cerdo salvaje que se encuentran en la zona y la única que es endémica. “Si no frenamos ya la tala indiscriminada de árboles, la especie desaparecerá en menos de 30 años. Eso sin considerar las cacerías, las pestes, el cambio climático y otras amenazas que podría sufrir. Tenemos una riqueza espectacular de especies que son únicas para nuestro territorio. El chancho quimilero representa un camino evolutivo único y es reservorio de proteínas para comunidades vulnerables. De hecho, no existe en ningún otro lugar que no sea los bosques secos del Chaco”, advirtió, en la publicación, donde llamó a detener la masacre contra el ecosistema.

El llamado «Óscar Verde» otorga un fondo de cerca de US$50.000 a cada ganador y es concedido cada año a seis conservacionistas considerados “pioneros en soluciones a la crisis de biodiversidad”. También hay un premio especial de US$125.000 para un ganador previo.

“Conservar no es mantener algo fijo sin que se mueva, no significa no tocar la naturaleza. Es encontrar la manera de vivir en armonía con el mundo que tenemos. Tenemos suficiente información para saber que estamos en peligro. Nosotros, los humanos, yo, usted, todos. El político puede tener presiones de un lado, pero también va a tenerlas del otro, porque la sociedad va sintiendo la necesidad de decirle que a sus hijos quiere dejarles un mundo vivible”, cerró.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.