Press "Enter" to skip to content

Estudio revela que en Chile más del 80% de las mujeres se sienten inseguras al usar traje de baño

Una nueva encuesta publicada por la ONG La Rebelión del Cuerpo, a través de su estudio “Pensar el cuerpo”, reveló una serie de datos que miden las experiencias y percepciones de las mujeres en torno a su cuerpo, con el fin de visibilizar los tipos y niveles de violencia simbólica que experimentan en su día a día.

La primera parte de la encuesta fue publicada el día de ayer a través de las redes sociales de la ONG, y contiene las respuestas de 1.767 mujeres entre 18 y 77 años a lo largo de todo Chile, con datos obtenidos mediante una encuesta realizada de manera virtual.

Según los datos revelados por el estudio, un 82% de las mujeres encuestadas señala que usar traje de baño o bikini en lugares públicos le causa inseguridad o vergüenza, y que 13,7 años es la edad promedio en que las mujeres comienzan a sentir inseguridades al momento de usar traje de baño. No obstante, un 58% de ellas sostiene que si la publicidad mostrara cuerpos e identidades más diversas, se sentirían menos inseguras respecto a su imagen.

El estudio también registra la cantidad de horas que las mujeres pasan al día pensando en su cuerpo, y mientras que en lo que va del 2022 el número promedio es 3,5 horas, en 2018 fue de 3,6 horas, por lo tanto, no se han visto cambios significativos en los últimos cuatro años.

“Esto nos dice que la violencia simbólica continúa muy internalizada, pese a que los movimientos y agrupaciones feministas hemos trabajado por concientizar respecto al tema. Por esto, la invitación es a generar una resistencia propositiva, que permita darnos cuenta que nuestra autoestima va más allá de cómo nos vemos, favoreciendo la elaboración de un juicio crítico respecto a los contenidos a los que somos expuestas en los medios, por ejemplo”, sostiene Nelia González, co-coordinadora de investigación de La Rebelión del Cuerpo.

Desde la organización, que a través de sus datos comprueba cómo los medios de comunicación, entre otros elementos, están generando percepciones negativas de las mujeres en tornos a sus cuerpos, el objetivo central es seguir visibilizando y frenando la violencia simbólica que afecta principalmente a la población femenina.

“De buenas a primera, podríamos plantear que las RRSS contribuyen a una mayor exposición a cuerpos y figuras consideradas ‘perfectas’, es decir, que cumplen con el estándar hegemónico de belleza. Sin embargo, no podemos atribuir el fenómeno 100% a eso, pues los resultados no variaron significativamente respecto a los de cinco años atrás, cuando el uso de los ‘filtros’, por ejemplo, no estaba tan difundido. Ante esto, es importante visibilizar las razones estructurales, como es la violencia simbólica y sus estándares inalcanzables para el común de las mujeres”, concluye Nelia González.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *