Press "Enter" to skip to content

Eva y Adán

Por algún motivo propio de nuestra existencia centrada en el corto plazo y en el hoy, tendemos a pensar que el tiempo presente es lo único que existe, y antojadizamente desconocemos la historia que tantas lecciones nos deja.

Fijemos la mirada por ejemplo en Simone de Beauvoir, emblemática feminista de la segunda ola, quien en su adultez hizo de su vida una bandera de lucha para visibilizar desde la filosofía las desigualdades de género, abriendo paso a nuevas generaciones a ese despertar consciente. O Frida Kahlo, que a los 15 años sufre un grave accidente que la mantuvo por años postrada sometiéndose a más de 32 cirugías que marcaron su juventud: El sufrimiento físico pasó a ser parte de su obra e impulso creativo. O Lucila Godoy, que siempre mantuvo una celosa reserva de su vida sentimental en momentos que era prohibitivo moralmente enamorarse de una persona del mismo sexo.

Historias como las mencionadas hay muchas. Algunas han llegado a ser públicas, mientras que otras miles de historias anónimas nacen desde el sufrimiento, la resiliencia, el éxito y reconocimiento, que han trascendido y que se han transformado en verdaderos testimonios y ejemplos de vida. Historias que permiten entender por qué hoy es más relevante que nunca entablar diálogos abiertos y constructivos sobre el rol de la mujer en el contexto actual. Algunos de los nombres de estas historias los podemos encontrar en la portada de esta primera edición de Woman Times, el primer diario en Chile dedicado exclusivamente a temas de la mujer, para quienes quieren ser o se sienten mujeres, y también para quienes admiran a las mujeres.

Parece un contra sentido editar un medio en los tiempos que corren, donde los diarios impresos van en franca retirada, y donde la crisis de credibilidad está instalada desde hace ya un buen tiempo. Pero el dedicar un medio de comunicación exclusivamente a la mujer es porque sabemos el interés y relevancia que el tema tiene hoy transversalmente, y lo primordial que es elevar la discusión al nivel que merece.  Creemos firmemente en el valor de ejercer un trabajo periodístico serio, recatando la palabra escrita impresa con mucha más calma que la esquizofrenia que nos ofrecen como único camino las redes sociales. Creemos en poner en valor temas que pueden parecer menos relevantes, pero que para sus protagonistas representan reivindicaciones históricas, derechos en vez de “oportunidades”, y demandas de cambios urgentes e inmediatos.

Quién podría desconocer la falta de equidad de género en la sociedad actual. No es sólo una problemática de nuestro país, se trata de una contundente e instalada conciencia global que surge con más fuerza que nunca por una demanda tan natural como la igualdad de derechos. Y si bien aún faltan muchas cosas por hacer, muchas injusticias históricas anquilosadas que aún persisten en nuestro siglo, -el siglo del desarrollo tecnológico, de la comunicación y de las fronteras inexistentes- si debemos reconocer que han habido avances, se han generado más espacios de diálogo, se ha reivindicado el rol de la mujer y la importancia del género, que pasó a tener una potencia como no veíamos desde los últimos grandes e históricos movimientos que han logrado cambiar el mundo.

Cuando nuestro país vive tiempos de transformaciones sustantivas y profundas, ad portas de la primera constitución 100% paritaria del mundo, y con un proceso de cambios que parece ser más profundo de lo que aparenta, resuena entonces con mucha más fuerza cualquier tema relacionado con los derechos de la mujer. Esos derechos que muchas consideran perdidos, esos derechos que aún tienen batallas por dar, esos derechos que las mujeres deben tener por el sólo hecho de ser mujeres. ¿Más privilegios para ellas? No. Igualdad para todas y todos.

En un año electoral que a momentos pareciera evocar una campaña política muy parecida a las que ocurrían en los 70’, parece razonable hacer el ejercicio de pensar en la necesidad de cambios para la mujer, no desde una perspectiva confrontacional, sino poniendo el diálogo por delante; con la grandeza de una conversación inclusiva y la belleza de los argumentos bien fundados.

Pasamos en poco tiempo a reescribir una historia marcada por un relegado segundo plano del género femenino. Con un Adán y Eva que comenzó a ser un Eva y Adán en todo orden de cosas. Donde la equidad de género se encumbró al sitial que le corresponde a un mundo que se dice despojado de prejuicios. Donde la equidad debe ser un valor no sólo respetado, sino altamente valorado y comprendido.

Woman Times nace para hablar, para entablar un diálogo, para aportar. Jamás desde las trincheras, sin medias tintas en lo periodístico y en la objetividad, pero con la certeza de que espacios de debate y puntos de vista como estos se hacen más necesarios que nunca para acompañar cambios radicales como los actuales. Este nuevo medio busca abrir el debate, pero siempre desde una vereda constructiva, amable, fructífera, con mirada histórica, pero con una marcada impronta de futuro.

A todas las mujeres de palabras infinitas, a todas las mujeres con el poder de la palabra, a todas las mujeres que buscaron o provocaron cambiar las cosas con su trabajo y testimonio de vida. Woman Times rinde hoy homenaje a todas ellas en esta primera edición, la que esperamos sea la primera de muchas que vendrán. Te invitamos cordialmente y desde ya a ser parte de este nuevo medio, y más importante aún, a que lo hagas tuyo.

Como ejercicio periodístico y desde la más profunda humildad, este diario busca homenajear a esas grandes que nos precedieron.
A Raquel, a Lenka, a Ruth, a Manola, a Indira, a Lucila, y a tantas otras.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.