Press "Enter" to skip to content

La innovación con sello femenino

Diferentes perspectivas, mayor gama de ideas y una mejor productividad para la empresa son algunos de los beneficios de cuando la mujer logra irrumpir en espacios de innovación históricamente reservados para los hombres.

Según cifras de la Asociación de Emprendedores de Chile (Asech), sólo un 32,5% de la población emprende, y según datos de Corfo, las mujeres que participan en un emprendimiento e innovación representan menos del 25%. Estas cifras reflejan que históricamente el emprendimiento, la innovación y las áreas ligadas a la Investigación y Desarrollo (I+D) han estado reservadas y lideradas por hombres.

Pero lo cierto es que la participación de las mujeres en innovación, diseño, desarrollo y toma de decisiones de los proyectos permite potenciar la producción creativa, el valor agregado y la productividad de las empresas.

Esto, porque la diversidad de género se relaciona positivamente con la creación de ambientes que impulsen el pensar fuera de la caja, de manera diferente, no convencional o desde una nueva perspectiva. Así lo señala un estudio del Instituto Tecnológico de Masachusetts (MIT). Este demuestra que combinar espacios que previamente fueron sólo de hombres o sólo de mujeres puede aumentar un 41% los ingresos debido a que son más productivos cuando se trabaja de manera conjunta.

“Nosotras hemos avanzado mucho en el papel de la investigación a nivel nacional; aunque nos queda mucho camino por recorrer, especialmente en incentivar a las mujeres que trabajan en academia a hacer innovación y, también, a obtener el apoyo que necesitan”, dijo Viviana Montecinos, académica de la Escuela de Medicina UC que trabaja en el Centro de Innovación de la casa de estudios. 

“El rol de la mujer en la innovación y el emprendimiento debe ser activo, único e indispensable. No esperemos a que nos digan que podemos, seamos proactivas, ocupemos nuestras habilidades para trabajar colaborativamente con nuestros compañeros y lideremos los cambios desde una perspectiva femenina y profesional”, explica.

Y ejemplos de éxito sobran: dentro de las 15 jóvenes emprendedoras más innovadoras del mundo, se cuentan Melanie Perkins de Canva, una startup que ha creado el programa de diseño gráfico online gratuito que utilizan 9,2 millones de personas;  Danae Ringelmann, cofundadora de Indiegogo, una plataforma para conseguir pequeños inversores para lanzar ideas de negocio viables y Holly Liu de Kabam, una de las empresas más importantes ahora mismo en el mercado de los juegos móviles gratuitos.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.