Press "Enter" to skip to content

La primera caricatura feminista cumple 60 años

Argentina celebra hoy a una de sus figuras más queridas. Se trata de la niña trasandina más famosa y querida en el mundo, quien nació para ser la protagonista de una campaña de publicidad y terminó convertida en una verdadera filósofa que representa como pocas, el poder del sentido común. Mafalda cumple 60 años y sus reflexiones conservan esa mezcla de lucidez e inocencia que ha conquistado a generaciones, sin perder un ápice de actualidad.

Traducida en más de 26 idiomas, debutó en una viñeta del desaparecido diario “Primera Plana”. Su creador era Joaquín Salvador Lavado Tejón, el artista al que el mundo conoció como Quino y quien defendió hasta el final de sus días el carácter libertario del más célebre de sus personajes.

“Quien no ha pensado alguna vez ‘Paren el mundo que me quiero bajar’, esta niña le puso palabras a sentimientos universales. Es simplemente maravillosa”, dijo, una vez, el célebre filósofo y escritor italiano, Umberto Eco, uno de los muchos admiradores de la pequeña de cara redonda que usaba un moño en el pelo.

Nació en pleno auge del movimiento feminista y fue una defensora de la igualdad de género, como se puede comprobar en los distintos libros que recopilan sus casi 10 años de vida. Ahí, están sus reflexiones sobre la responsabilidad de los hombres para terminar con la discriminación de género y el orgullo que le daba la lucha que su madre libraba infatigablemente contra la educación sexista.

Aunque nunca alcanzaron su popularidad, los amigos de Mafalda le permitían desplegar todo su ingenio. Sin Manolito, Guille, Felipe, Susanita, cuyo único norte era casarse y tener hijios; Miguelito y su tortuga Burocracia, su impacto seguramente no hubiera sido el mismo.

Tal como escribe hoy el periodista Alberto Amato en Infobae, “ahora estaría sentada en su banquito, frente al globo terráqueo vendado como un paciente malherido y plantado en un atril de patas finas, al que ella le diría, con ojos piadosos: “Pobrecito… Te duele Ucrania ¿no?”.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.