Press "Enter" to skip to content

Kajsa Ekis Ekman: La mujer que busca terminar con la prostitución en el mundo

Kajsa Ekis Ekman es una activista sueca contra la prostitución y recorre el mundo dando conferencias para eliminarla. “La prostitución es la única forma de abuso sexual que sigue siendo legal en casi todo el mundo”, dice. 

En Suecia, lugar donde ella nació, ser cliente de una prostituta es ilegal, por lo que quiere que ese modelo se replique en todo el mundo. Kajsa Ekis Ekman (Estocolmo, 1980), es una periodista y activista feminista que se ha fijado la ambiciosa meta de eliminar la prostitución de la faz de la tierra, por lo que ha escrito libros, dado charlas e incluso se ha aliado con comunidades cristianas de monjas que comparten esa visión. “Lo raro es que hay organizaciones que tendrían que estar a nuestro lado, como Amnistía Internacional, que no lo están”, asegura. 

“La prostitución es la única forma de abuso sexual que sigue siendo legal en casi todo el mundo. Digamos que no hay ningún país donde la violación sea legal, donde el acoso sea legal, donde el secuestro sea legal, y bueno, todo eso contiene la prostitución”, dijo, asegurando además que se trata de una “lacra” de nuestra sociedad. 

A su juicio, los intentos de regular la prostitución en algunos países europeos han sido un desastre. “El pretexto era: vamos a regularlo para que las mujeres puedan pagar impuestos, para que las mujeres puedan tener seguro social. Pero resulta que luego de 10 años de dictada la ley, se hizo un estudio y resultó que menos del 1% de las mujeres prostituidas se habían registrado como tal. Caso contrario ocurre con los proxenetas, que se legalizaron de un día para otro. El Alemania y Holanda ya son hombres de negocio, forman parte de la Bolsa”.  

Finalmente, la periodista, que por su postura ha recibido hasta amenazas de muerte, identifica un nuevo comportamiento en los hombres. “Hoy los abusadores ya no se presentan como dictadores, sino como víctimas. ‘Ella me maltrata’, ‘las mujeres son violentas también’. Hay un nuevo movimiento de hombres-víctima que es mucho más manipulador”.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.