Press "Enter" to skip to content

Opal Lee, una vida extraordinaria

Mucho más que una de las activistas más reconocidas contra el racismo en Estados Unidos, por más de seis décadas, luchó para que el fin de la esclavitud tuviera su feriado

“Ninguno de nosotros es libre hasta que todos seamos libres”, es el mantra que cada día se repitió Opal Lee, una mujer afroamericana que creció en el corazón de la discriminación racial. Apenas tenía 12 años cuando vio una escena que la marcó para siempre. Su casa en Texas fue quemada por un grupo racista, sin que su padre pudiera hacer nada, porque los policias apoyaban el hecho.

Camino a cumplir un siglo, asegura que no ha dejado nada por hacer. Maestra primaria de profesión, dejó las aulas para viajar por todo el país para concientizar a la población sobre la acerca de la importancia  que tiene la libertad en educación y vivienda. Voluntaria de Habitat for Humanity y Citizens Concerned with Human Dignity, entre otras entidades de colaboración social; ha ejercido un rol protagónico en la Sociedad Histórica y Genealógica Negra del Condado de Tarrant que busca “investigar, recopilar, preservar y compartir” las contribuciones de los afroamericanos en todos los ámbitos.

Sus familiares dicen que pocos acontecimientos le han provocado tanta felicidad como el ocurrido el 21 de junio cuando se declaró el 19 de junio (Juneteenth ) como festivo nacional. Para ella, el que el Estado reconociera el día en que 2.000 soldados del ejército de la Unión desembarcaron en Galveston para hacer cumplir la Proclamación de Emancipación de 1865, siempre fue prioritario.

En 2016, llamó toda la sociedad estadounidense a unirse a la marcha de 2,5 millas para obtener el reconocimiento federal y volvió a confirmar la potencia de un liderazgo moral y ético que prácticamente no tiene contrapàrtes. “Opal’s Walk 2 DC” fue apoyado por connotadas estrellas del espectáculo como Usher, William Pharrell, Taylor Swift, Lupita Nyong’o, Will Smith y Beyonce, entre otros.

Para la promulgación de la iniciativa, fue recibida en la Casa Blanca por Joe Biden con honores. El Presidente no sólo se arrodilló al saludarla sino que también le entregó el bolígrafo que utilizó para firmar el proyecto de ley que reconoce el 19 de junio como undécima fiesta nacional. Visiblemente emocionado, el líder demócrata, dijo: “Tenemos la bendición de celebrar el día en presencia de Opal Lee; como diría mi madre, ‘Que dios la bendiga’”.

Al salir de Casa Blanca, la mujer que también es conocida como “Abuela del Décimonoveno” impresionó a todos con su reflexión. “Si nos hubieran dado la oportunidad de permanecer en el vecindario, podrían habernos conocido y a la vez saber, que sólo queríamos vivir de un trabajo remunerado, ir a la escuela, aunque fuera una segregada y tener un espacio digno donde habitar”.

Bibi Mandakovic

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.