Press "Enter" to skip to content

Pixie Curtis: La niña emprendedora más exitosa del mundo

Aunque suene increíble, una niña australiana de sólo 10 años ya es dueña de dos negocios y su madre dice que podría jubilar a los 15 si ella lo desea. 

Mientras la gran mayoría de los niños en el mundo se preocupan de jugar, hacer amigos e ir en el colegio, en Australia, Pixie Curtis, una niña de 10 años, llamó la atención del mundo al conocerse que es dueña de dos empesas: Pixie’s Fidgets, una firma de juguetes y Pixie’s Bows, una marca de accesorios para el cabello. Así, según su madre, la también empresaria Roxy Jacenko, la pequeña Pixie podría jubilar a los 15 años si así lo quisiera, pues estiman que las compañías facturarán unos 21 millones de dólares en la próxima década.  

Pixie’s Fidgets se lanzó en mayo del año pasado con la ayuda de su madre y la marca tuvo tanto éxito que los juguetes se agotaron en las primeras 48 horas. En su primer mes, la compañía facturó 200.000 dólares australianos (unos 143.000 dólares estadounidenses), según una información de news.com.au. Por otro lado, el otro negocio de Pixie es una marca de accesorios para el cabello a su nombre, que su madre le inscribió cuando era sólo una bebé, llamada Pixie’s Bows.

Tanto Pixie’s Fidgets como Pixie’s Bows pertenecen a Pixie’s Pix, una organización que, además de lo creado por la menor, vende otros juguetes, ropa y accesorios para niños, siempre con el sello de aprobación de Pixie. “Cuando tenía 14 años, conseguí un trabajo en McDonald’s porque eso es lo que hacías en mi época. Entonces, supongo que para mí lo más importante es su impulso como emprendedora. Sí, lo habilité, pero ella todavía lo tiene, que es para mí la parte más gratificante”, dijo Jacenko, su madre, quien además destaca el “espíritu emprendedor que tiene a una edad tan joven”.

Todo esto le ha proporcionado a Pixie un gran número de seguidores en las redes sociales, acumulando más de 120.000 seguidores en Instagram. A pesar de su éxito, su madre no quiere que Pixie se sienta en la obligación de trabajar para la empresa. «En el momento en el que no quiera estar al frente, entonces lo pensaremos. Pero por ahora, ella está feliz, aprendiendo mucho», recalcó.

Pixie vive junto a su padre, Oliver Curtis, y su hermano Hunter, de 6 años en una mansión de 6,6 millones de dólares en Sydney, y de acuerdo con The Sun, en agosto Pixie recibió unas chalas Balenciaga y un bolso de Prada por su décimo cumpleaños, además de una lujosa fiesta organizada en su honor.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.