Press "Enter" to skip to content

“Se busca corazón”, el cuento infantil que invita a reflexionar sobre la donación de órganos 

“Un esforzado corazón que ha trabajado por años en la misma fábrica de pronto se encuentra cesante. Por otro lado, una imaginativa niña se pone ‘manos a la obra’ cuando comprende lo urgente que es encontrarle un nuevo corazón a su mamá”. Así se presenta la historia del libro Se Busca Corazón, un cuento infantil realizado por Gabriela Squadritto y Carlos Denis que invita a reflexionar respecto a la donación de órganos como un tema fundamental para conversar en familia y en el espacio escolar.

En Woman Times tuvimos una conversación con la publicista y escritora Gabriela Squadritto, quien junto a Carlos Denis, precursor del libro y encargado de las ilustraciones, dieron vida a este cuento infantil que busca concientizar tanto a los niños como a los adultos sobre la importancia de la donación de órganos, esta vez, desde dos perspectivas narrativas: un corazón y una familia que lo necesita con urgencia.

¿Cómo nace este libro que trabajaron junto a Carlos Denis? ¿Cuál fue su principal motivación?

La idea original se le ocurrió a Carlos. Un día estábamos en la oficina, trabajábamos juntos, y escuché que él le comentaba a unos colegas que tenía una idea sobre un cuento infantil, pero no tenía quién lo escribiera. Yo escuché y le dije, ya, cuéntame: “Me he dado cuenta que, en general, sobre el tema de la donación de órganos no hay libros infantiles”, me dijo.

Él había escuchado una noticia de una chica adolescente que gracias a su decisión de ser donante, había salvado la vida de 8 personas, y eso le quedó como dando vuelta. Entonces, me metí en este proyecto pensando en lo bonito y en lo importante que sería que existiera algo así, que se hablara del tema.

A mí lo que me motivó mucho para escribir este libro es sobre todo el tratar a los niños con respecto, porque muchas veces hay cosas que no hablamos con ellos y se les trata de una forma condescendiente, y nosotros creemos que cualquier tema se puede conversar si se hace de la forma precisa. Entonces ese desafío, con esa causa tan bonita, fue lo que más me motivó.

¿Habías trabajado antes con libros infantiles? ¿Cómo nace la inquietud?

Este es el primer libro infantil que escribo y que publico. De hecho, en el libro pongo que esto es lo primero que escribo para niños desde que soy adulta.

La inquietud nació desde esa casualidad, fue como un desafío creativo pero también muy motivado de poder entregar algo más, de poder aportar a una causa.

¿Cuál es para ti la invitación central que deja este libro?

Es una invitación a conversar y reflexionar, a hablar temas en familia que pueden ser a veces difíciles, y por lo mismo, como son temas complicados, a veces cuesta hallar el momento para poder conversarlos. Nadie quiere hablar de la posibilidad de morir, de la posibilidad de necesitar un órgano, y este libro crea la atmósfera precisamente para poder hablar de este tema. Un tema tan vital, literalmente vital, más allá de convencer o no de que la gente sea donante, creemos que es importante incluir a toda la familia en la conversación.

Un niño o una niña no va a tomar a temprana edad la decisión de ser donante, en caso de ser necesario, lo tomarían sus padres, pero el libro sí deja espacio para la conversación, sí plantea el tema, porque finalmente los niños y niñas sí se enfrentan a esto. Muchas veces ellos tienen algún familiar que necesita un órgano, o ellos mismo lo necesitan. De hecho, con Carlos estuvimos en una escuela hospitalaria y ahí había niños que muy pequeños recibieron órganos, entonces también crea esta instancia de cómo le explico a mi hijo o hija por lo que pasó, lo que fue el trasplante.

Desde la visión de los adultos, ¿con qué perspectiva debería ser leído este libro?

La perspectiva es libre, pero idealmente habría que leerlo buscando un tema de conversación, buscando poner en la mesa algo de lo que es necesario y vital hablar. Un niño o una niña lee, escucha este cuento, y va a pensar en la historia, pero las personas adultas van a saber el trasfondo que tiene detrás.

Frente a un tema tan complejo como este, ¿qué permite un material como los cuentos infantiles?

Los libros y cuentos infantiles funcionan casi como un traductor adulto-niño, por así decirlo, porque si bien con Carlos somos de la firme creencia de que los niños pueden entender cualquier tema, hay que saber cómo plantearlos, y en ese sentido un cuento infantil lo hace más digerible.

Finalmente, quiero invitar a la gente a que lean este libro, que lo compartan. Más allá de si es con este libro en concreto o no, el mensaje más importante es hablar las cosas, a que nuestros seres queridos sepan cuál es nuestra postura frente a la donación de órganos para que así, en caso de ser una postura a favor de la donación de órganos, se pueda salvar la vida de muchas personas.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.