Press "Enter" to skip to content

Sugardating: Un fenómeno que despierta críticas

Según los expertos, detrás de este fenómeno se esconde una potencial explotación sexual. 

En los últimos años, y sobre todo después de la pandemia, se ha popularizado el término Sugardating, un anglicismo que tiene relación con la relación entre un hombre mayor y con dinero (Sugar Daddy) y una mujer menor en busca de ayuda financiera o contactos para surgir en el mundo laboral (Sugar Baby). Se trata de citas transaccionales donde cada parte obtiene su beneficio: el Sugar Daddy compañía y una relación afectiva y la Sugar Baby estabilidad económica.

Hay sitios en la web que lo definen como un fenómeno cultural donde se establece una relación afectiva, de respeto y confianza, mientras que otras plataformas como Mysugardaddy lo ven como un camino válido para buscar a esa otra mitad. Cada vez es más común ver en las redes, anuncios como “¡Feliz cumpleaños número 18! Conoce a tu nuevo papá”, o “Sugar Baby University: despídete de la deuda universitaria y saluda a una educación superior”. 

De hecho, también se publicitan aplicaciones para las Sugar Mommas que buscan a su Sugar Baby, aunque los hombres suelen describir sus interacciones como más emocionales y enriquecedoras, alejadas del aspecto monetario.

La plataforma más popular para poner en contacto a los interesados es ‘Seeking Arrangement’, que se traduciría como “buscando un acuerdo”. Desde este portal que también dispone de una aplicación para celulares, aseguran cuentan con 20 millones de miembros registrados repartidos por 139 países de todo el mundo.

Ahora bien, lo problemático de este modelo de negocios es que está normalmente dirigido a jóvenes de bajos ingresos y tras la fachada de consentimiento se esconde la manipulación y la explotación sexual. Al ser algo sutil que se vende como un acuerdo voluntario entre dos adultos, se esconde lo que en la mayoría de los cassos suele ocurrir: la entrada a una relación tóxica que puede desencadenar en una situación de agresión sexual por parte de alguien mayor. 

En España, por ejemplo, tomaron cartas en el asunto y la organización protestante Diaconía España presentó una campaña, desplegada por toda la red de Metro de la capital, para alertar sobre los peligros del ‘Sugardating’. La coordinadora de lucha contra la trata en Diaconía España, Eva Márquez, subrayó la importancia de advertir e informar acerca de prácticas que, disfrazadas de empoderamiento y libertad, esconden realmente relaciones desiguales y abusivas”.

“Entre el 80 y el 90% de los jóvenes ven esto con unos ojos maravillosos, les parece que no tiene nada que ver con la prostitución, que no entra en ninguna conducta de riesgo. El ‘Sugardaddy‘ va exigiendo cada vez más y más de ella, al final la amenaza con quitarle el dinero que le iba a dar y estropearle la carrera profesional porque es una persona que tiene muchísimos contactos, ella va accediendo a cosas que ella inicialmente no quería hacer», ha explicado. Finalmente, “se da cuenta de que se ha metido en la boca del lobo de la que es muy difícil salir”, dijo Márquez a EFE. 

Frente a este fenómeno, distintas ONGs en todo el mundo han llamado a prevenir situaciones que puedan desembocar en que una mujer o una niña pueda convertirse en víctima de cualquier tipo de vulneración a sus derechos.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.