Press "Enter" to skip to content

Un 83% de las jugadoras de Fútbol no recibe remuneraciones

La brecha entre el fútbol femenino y el masculino es abismal, de ahí la importancia del compromiso de dirigentes y autoridades por mejorar las condiciones de las jugadoras, las que fueron analizadas en detalle en el estudio “Radiografía al Fútbol Femenino”

De acuerdo al estudio “Radiografía al Fútbol Femenino” realizado por el Observatorio de Gestión de Personas de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile y la Asociación Nacional de Jugadoras de Fútbol Femenino (ANJUFF) , apenas un 4,4% de las futbolistas tiene un contrato laboral con el club al que pertenece. 

Según la investigación que ofrece una radiografía de la situación actual que vive esta rama deportiva en nuestro país, sólo un 8,2 por ciento de éstas deportistas de primera división cuentan con contrato laboral. 

La muestra que consideró a 592 jugadoras profesionales de la Asociación Nacional de Jugadoras de Fútbol Femenino, arrojó que la mayoría de ellas desempeñan varios roles. Un  43% señaló que juega fútbol y paralelamente estudia, un 27,9% compatibiliza la práctica deportiva con un trabajo, en tanto que un 18,5% de las participantes en la investigación juegan , estudian y trabajan simultáneamente. Sólo un 10% se dedica exclusivamente al fútbol.

“El 83% no percibe remuneraciones, mientras que un 8,5% recibe entre cien mil y quinientos mil pesos y un 5,8% recibe menos de cien mil pesos y solamente un 1,0% tiene un sueldo de un millón o más. Es importante mencionar que el fútbol masculino de la primera división gana en promedio nueve millones, mientras que los jugadores de segunda división reciben en promedio entre dos millones y medio y tres millones de pesos mensuales”, explica, Carla Rojas, Coordinadora de Inclusión y Género del Observatorio de Gestión de Personas de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile.

Para Constanza Minoletti, subgerenta de Fútbol Femenino de la ANFP, “la profesionalización en cuanto a laboralidad de las jugadoras, efectivamente sigue siendo baja. La mayoría de ellas no son jugadoras profesionales debido a que no tienen un contrato de trabajo, por lo tanto no reciben remuneraciones y deben, en consecuencia, dedicarse a otra actividad laboral para poder vivir. Es por esto, que como Asociación, en los últimos tres años nos hemos comprometido en  asegurar que nuestros campeonatos femeninos se realicen bajo un estándar profesional”.

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.