Press "Enter" to skip to content

Victoria Beckham alza la voz contra el body shaming

Dueña de un verdadero imperio de la moda, la ex Spice Girl asegura que en esta etapa de su vida ya no quiere ser esclava de los estándares de peso y apariencia. “Querer ser muy delgada es una actitud anticuada”, reconoció.

Desde que Victoria Adams, más conocida como Victoria Beckham, abandonó su carrera musical como Spice Girl, comenzó a consolidar un verdadera imperio en la industria de la moda hasta convertirse en un ícono indiscutido. Hoy, su marca de ropa y anteojos DVB es un negocio global en plena expansión, presente en más de 60 países y avaluado en casi 200 millones de dólares. Pero, internamente también vivió un cambio. Poco queda de la mujer que buscaba la delgadez extrema en interminables sesiones de gimnasio y que era foco de críticas por su bajo peso. “Hoy sólo quiero estar sana”, dijo, celebrando que hoy las mujeres busquen mostrarse tal y como son.

    Sus desfiles se han convertido en todo un acontecimiento dentro de la Semana de la Moda de Nueva York y Londres y se le ha reconocido su arduo trabajo detrás de su marca. “No soy sólo una celebrity que aporta su nombre. Me encanta estar involucrada en todo el proceso. Yo soy mi clienta. Todo lo que diseño es algo que me quiero poner. No hay una sola prenda en mi colección que yo no llevaría”. 

Hoy, la ex modelo es una ferviente activista contra el body shaming y la gordofobia, tras años de ser foco de críticas por su extrema delgadez y su obsesión por el gimnasio y la dieta. «Siento que es mi obligación levantar la voz y salir en defensa de los distintos tipos de cuerpo. Hay que celebrar  las curvas y proteger a las nuevas generaciones de las agresiones que están normalizadas. Por qué debemos opinar sobre la contextura de las personas, eso hoy es completamente inaceptable», cuestionó, a la salida de un desfile.

   “Querer estar tan delgada es cosa del pasado, es una actitud anticuada”, dijo en entrevista, agregando que el hecho de vivir en Miami (su marido es dueño de un club de fútbol de esa ciudad) le ha servido para abrir su mente. “Hay un montón de mujeres con curvas en Miami, y lo llevan perfectamente. Andan por la playa con no mucha ropa y se ven fantásticas. Muestran su cuerpo con tanta confianza… Su actitud y su estilo fue realmente liberador y, como madre, me ha encantado que Harper (su única hija) esté alrededor de mujeres que celebran sus curvas y disfrutan de cómo se ven”, dijo. 

Nacida en Harlow, Inglaterra, el 17 de abril de 1974, saltó a la fama luego de ser elegida para ser una de las cinco Spice Girls, que en la primera mitad de los 2000 rompieron todos los récords de ventas marcando un hito en el mundo del pop inglés. Mientras formaba parte del grupo, conoció al futbolista David Beckahm, con quien se casó y tomó su apellido. Luego de la disolución del grupo musical, Victoria probó suerte en solitario, aunque no tuvo la misma suerte. Pero la suerte le llegaría desde la moda, con el lanzamiento de su propia marca de ropa y de anteojos de sol que la ha convertido en una referente y en una marca multimillonaria.

En una de sus últimas entrevistas, reconoció que por fin logró librarse de los estereotipos que la tenían prisionera.“La cosa no va de ser una talla en concreto, es sobre saber quién eres y estar contenta con quién eres. Yo he encontrado mi propio balance entre querer pasarlo bien y ser disciplinada comiendo sano y haciendo deporte”, explica. “Cuando eres joven, luchas contra esa compensación, pero a medida que te haces mayor, te das cuenta de cómo puedes compensar esas dos facetas. Sé lo que funciona para mi”.

En este sentido, reveló que tiene un cuidado especial con Harper, su hija de 11 años, dado que su deseo de madre es que desarrolle una autoestima sólida y rodeada de personas todavía. «Harper no está en las redes sociales, así que no tenemos que preocuparnos por la vergüenza corporal todavía», expresó Victoria, “pero ver lo cruel que puede llegar a ser la gente sí me preocupa. Ella está en esa edad en la que su cuerpo va a empezar a cambiar, pero se trata de asegurarnos de que nos comuniquemos mucho como familia y ella se rodee de buenos amigos, pero es bastante aterrador, no puedo mentir».

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.